Seres mitológicos ahora ¿Por qué?

Resumen

» ¿País? Tailandia.

» En pocas palabras ¿cuál es la idea? Los verás en el Gran Palacio y otros lugares sagrados. Aquí, explicamos su origen y significado, para hacer que tu visita sea más interesante y quizá… advertirte sobre ellos.

» ¿Duración?

» ¿Para quién? Viajeros que generalmente se cuestionan lo qué ven y no entienden, y viajeros curiosos por estos seres extraños.

» ¿Dónde? Lugares sagrados: monasterios, altares y palacios.

» ¿Cuándo? En cualquier momento.

Descripción

¿Quiénes son estas criaturas mitológicas representadas en lugares tan sagrados como el Gran Palacio? ¿Es solo un juego para niños o con fines decorativos? Obviamente no.

Los verás en lugares históricos y religiosos destacados. Su valor es simbólico y a menudo tiene una apariencia feroz, a veces aterradora, que está relacionada con la historia sagrada del pueblo tailandés.

Mural painting, Grand Palace.

La respuesta corta es que provienen de Himaphan, un bosque de leyenda en algún lugar del Himalaya, y que ahora están aquí para protegernos ¿Pero de qué?

Desde el comienzo de los tiempos, los seres humanos aprendieron que el juego de la vida transcurre en dos tableros diferentes, el mundo físico y el espiritual, como dos partidas de ajedrez simultáneas y entrelazadas.

Necesitamos aliados y guardianes en ambos lados porque están relacionados, lo que sucede en uno de los dos mundos -físico o espiritual- afecta al otro y los enemigos acechan allí y aquí, incluso en los lugares más sagrados, como el Gran Palacio.

Todos pertenecen a un período anterior que ocurrió hace mucho tiempo pero que forjó lo que el mundo y la humanidad son ahora, así como el orden de la naturaleza que afecta a ambos.

Tiempos primordiales que no estaban regidos por las reglas aplicables hoy en la Tierra y cualquier cosa era posible, como criaturas vivas, mitad mujer y mitad pájaro, o seres que cambiaban de humanos a animales cuando lo deseaban.

En aquellos tiempos de fantasía, había pocas restricciones y mucho de todo.

Los héroes míticos también aparecían con frecuencia y los dioses estaban especialmente activos. Incluso hoy, todavía sufrimos las consecuencias de los dramas que ocurrieron en esos tiempos y de la forma en que se resolvieron.
Un período crítico al que se refieren las escrituras de innumerables pueblos primitivos.

Para entender por qué estos seres mitológicos de los tiempos primitivos surgen ahora, es útil si echamos la vista atrás y recordamos que los primeros humanos del linaje del que todos pertenecemos salieron de África y llegaron a la India hace 50,000 años. Antepasados ​​que ya entonces poseían creencias mágicas y religiosas.

Desde entonces, la población de la India evolucionó gradualmente en sus creencias, con sus dioses, héroes y criaturas mitológicas.

El resultado, después de cientos de generaciones, es el universo cultural hindú que ahora se extiende a través del subcontinente indio y en el que se encendió por primera vez la llama que todavía alimenta el budismo en todo el sudeste asiático.

India.

Formas de concebir el mundo y nuestra existencia en la que ni los espíritus ni los seres mitológicos se extinguieron. Es por eso que incluso hoy puedes encontrarte con sus descendientes: Kinnara y los gigantes de Yaksha.

Estos guardianes de apariencia temible actualmente tienen la tarea de proteger los recintos sagrados del Gran Palacio, para evitar que entren espíritus malignos o seres potencialmente malvados.

Compartimos un único origen con ellos y nuestros mundos están unidos para siempre, así que … es mejor llevarse bien, ¿no te parece?

Please rate this post
5/5
Summary
Seres mitológicos ahora ¿Por qué?
Article Name
Seres mitológicos ahora ¿Por qué?
Description
Los verás en el Gran Palacio y otros lugares sagrados. Aquí, explicamos su origen y significado, para hacer que tu visita sea más interesante y quizá... advertirle sobre ellos.
Author
Publisher Name
Manuel Francisco Jalón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba